No importan los kilómetros: ‘Las víctimas sin llanto’ convence en Terrassa

Un cine centenario, un público entregado, una espectadora de excepción y la satisfacción de llegar a la gente. Las nueve mujeres de ‘Las víctimas sin llanto’ y su historia común de dolor, silencio, miedo, esperanza y lucha cautivaron a toda la gente que se acercó al cine Cinema Catalunya de Terrassa.

Un cine de película en cuya sala superior se estrenó el pasado martes 7 de junio el documental ‘Las víctimas sin llanto’ abriendo la undécima edición del Ciclo de Cine Republicano de la Associació de Terrassa per la Tercera República que, durante tres semanas, organiza proyecciones centradas en la represión a la que fueron sometidas las mujeres en el régimen franquista.

Y por qué no decirlo, la responsabilidad era mucha. La distancia geográfica, las diferencias culturas e idiomáticas nos hizo prepararnos para aceptar que el documental no gustara pero, una vez más, y a pesar de los miles de kilómetros que nos separan, vimos que los sentimientos son universales y que lo cuentan Elena, María, Fina, Pilar, Rocío y Raquel ha pasado en cualquier territorio de este país. Las explicaciones de las otras María y Pilar y Alicia, situaron además a los espectadores en el contexto histórico y geográfico para entenderlas mejor.

Nuestra proyección contaba además con una espectadora de excepción: la de Lourdes, una de las hijas de Elena que por primera vez vio a su madre hablando de las mujeres de su familia. “Sentimientos encontrados” dijo sentir al terminar la proyección al enterarse de cosas que ni siquiera se habían hablado en su familia. Y “orgullo” de su madre y de su abuela de, en esas circunstancias, sacar adelante a su familia siempre con una sonrisa.

Pero no fue la única que habló. Porque lo más interesante después de cada proyección es el debate que se abre, y en Terrassa tuvimos que cortarlo porque el cine tenía que cerrar. “No sabía si venir pero ha merecido la pena ver a estas mujeres”, nos dijo una de las primeras intervinientes. Y partir de ahí, se rompió el hielo para que otra espectadora nos felicitara por dar voz a todas las mujeres, jóvenes que solicitaron que estas intrahistorias del franquismo se conocieran en las escuelas para, evitar por ejemplo, el ascenso de grupos skin entre la juventud, dijeron, o espectadores que destacaron cómo en el documental vieron reflejados momentos tan comunes y angustiosos en este país como el de las mujeres de los presos que se enteran que ya no tienen que ir más.

En Cataluña tuvimos además una satisfacción añadida: poder ser una herramienta de comprensión entre generaciones. “Por fin he entendido lo que pasaron mis abuelos”, nos decía una de los miembros de la Asociación con antepasados andaluces.

‘Las víctimas sin llanto’ es un grano de arena de una marea que ya no va a parar y que con los documentales ‘La madre sola’ y ‘Dejadme llorar’ van a permitir que esta otra historia, la no oficial, la de las gentes, la que lleva silenciada 80 años, se sepa, se comprenda y se reivindique.

Gracias a Zaida, Erik, Ivan, Salva y a toda la Asociación por apostar año tras año porque el cine sea instrumento para reivindicar verdad, justicia y reparación y por conocer y reconocer los valores de la II República.

foto colagge terrassa

Anuncios